Reconectar

Es una palabra que suena muy tecnológica en estos tiempos, aunque también la usamos mucho para poder explicar de alguna manera las relaciones humanas (pareja).

Sólo que en esta oportunidad no vengo de hablar de relaciones amorosas ni románticas… pero sí involucra mucho amor.

Este año ha sido un año lleno de retos no sólo a nivel profesional, sino también a nivel personal. Una alegría es que estoy comenzando un pequeño emprendimiento, que es mi nuevo bebé.

No sabes cómo puede impactar estos cambios en tu vida porque usualmente te absorben mucho tiempo y dejas pasar las señales porque no las ves. En la oficina me dijeron que necesito desarrollar más mi capacidad de escucha, pero lo que me di cuenta es que necesitaba aprender a leer las “otras” señales no tan obvias de comunicación.

Como ya saben, parte de mi trabajo involucra algunos viajes fuera. Viajes que de alguna manera pueden ser estresantes (por estar lejos y no poder tener control sobre algunas cosas) y en parte son relajantes (porque me ha permitido desconectarme, disfrutar un poco en soledad). Lo que no esperaba era regresar y vivir episodios de lágrimas y de incomprensión.

El peque, la luz de mis ojos; a mi retorno de 2 viajes casi seguidos, se volvió un pequeño ser indefenso, irritable, lloroso, “demandante” (no me gusta esa palabra, pero no tengo otra). Cambios de humor repentinos (de la risa al llanto), horas de dormir tortuosas (hasta horas inusuales) e indecisiones (“mamá este no, mejor este”). No sé si fue más agotador para mí que para él, pero lo estábamos pasando muy mal. Noches de lágrimas antes de dormir y de mucha frustración tanto para él como para mí.

Gracias a Dios tengo una tribu maravillosa de mamás, que me hicieron ver más allá de lo evidente: “¿no será que te está pidiendo tiempo?”. Las señales entonces, parecieron más claras, estaban delante de mí y no las veía porque no las escuchaba (la importancia de no sólo oír, sino escuchar):

  • Miles de cambios de pijama antes de dormir.
  • El famoso: mamá agua
  • Miles de veces de ir al baño antes de dormir
  • Mamá no tengo sueño

Un niño tan pequeño no podía ser tan manipulador, simplemente porque no lo es. No es un mañoso porque es un ser aún tan puro e inocente. Era algo tan sencillo que no era dicho con palabras: TIEMPO. Entre el trabajo, los viajes, el emprendimiento y el día a día, en algún momento hicimos corto circuito.

Lo que hicimos fue volver a reconectar nuestras rutinas, nuestros afectos y nuestros tiempos. Lo más bonito fue volvernos no sólo a conectar sino a volver a conocernos. Fue como si hubiera regresado de nuevo esa complicidad y esa magia entre nosotros.

¿Qué hicimos? No fue nada del otro mundo, ni nada distinto en realidad:

  1. Dejé el celular de lado: a veces no nos damos cuenta, pero me pasa que llego del trabajo y sigo en el celular, mientras el peque juega o simplemente uno para pegado al bendito aparato. Dejamos el celular en otra habitación y nos dedicamos a contarnos nuestro día, y a jugar como desatados.
  2. Compartimos un helado: el favorito del peque. Y aunque no me quiso invitar mucho, el hecho de compartir y ensuciarnos y limpiarnos, hizo de este momento tan sencillo algo muy divertido.
  3. Pedí un día de vacaciones y estuvimos sólo los dos. No sé si les pasa, pero los juegos con mamá son distintos que con papá. A veces prefiere a papá porque puede jugar más a lo “bestia” jaja. Esta vez, estuvimos juntos todo el día solo nosotros.
  4. Mucho piel-con-piel, mucha teta, muchos besos y abrazos. A los niños les encanta el juego “bestial” jaja, y eso fue además de muy divertido, muy liberador y relajante. Además, nos permitió de alguna manera recuperar el tiempo perdido de teta y de mimitos.

shari-sirotnak-390640-unsplash

¿Y funcionó? Increíblemente, y aunque suene cliché, el cambio fue radical. Pero no sólo por lo que hicimos que nos permitió RECONECTAR, sino porque hizo que cambie nuestra rutina. Porque el cambio no sólo es de un momento, sino que estos vínculos se construyen día a día.

Imágenes:
unsplash-logoShari Sirotnak

unsplash-logoAlvaro Reyes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s