¡Mi hijo muerde!

Creo que hay pocos momentos un poco terroríficos en la vida de una mamá primeriza que puedan hacer desconocer a tu propio hijo. En mi caso, fue la nota de la miss del nido de mi peque la que me cayó como balde de agua fría. Decía algo como “Señora, Bruno ha mordido a su compañerito”.

“Señora, Bruno ha mordido a su compañerito”

En ese momento, que me pareció eterno, sentí que desconocí a mi rayito de sol. ¿Cómo es posible que ese niño tan lindo e inocente pueda haber hecho semejante cosa? No es que sea un niño perfecto, ni pretendo que lo intente ser. Pero algo en mi no cuadraba. ¡Si aquí en casa nunca ha mordido a nadie!

No es que no le haya querido creer a nuestra querida miss (de verdad la respeto bastante) y es por eso que pedí conversar con ella. Eso es lo complicado de no ser una mamá al 100%, y es algo que me tiene medio inquieta. A veces me he sentido culpable de trabajar durante el día, y un poco celosa que su miss lo pudiera conocer más que yo. Finalmente, es ella y su nana, con las que comparte más de 8 horas al día, sus mejores horas diría yo.

A veces me he sentido culpable de trabajar durante el día, y un poco celosa que su miss lo pudiera conocer más que yo.

Felizmente pudimos conversar, y tras explicarle que podía ser algún intento de dar besitos (está full besucón, hasta con la gata), me confirmó lo que temía: el otro niño tenía las marcas de dientes en su bracito.

¡Horror! Pero, “miss, y ¿el otro niño?” Menos mal no le hizo más daño, aunque si los papás del niño se quejaron. Y con toda razón, yo también haría lo mismo al haber visto a ni peque con una marca de mordida.

La segunda vez que sucedió (luego de dos días), pedí las grabaciones. No porque nuevamente no lo quería creer, necesitaba entender los motivos por los cuales había pasado eso.

No lo he llegado a ver aún, pero como madre primeriza, preocupada por corregir la situación, tengo mi propia interpretación. Y esto en realidad es lo que hay que hacer cuando suceden estas cosas:

  • Entender las razones por la cuales los niños muerden: Es un niño engreído y tiene toda la atención de todos nosotros en la casa. Es el único niño, así que recibe todo el cariño de sus papás, de sus abuelos y de su nana. Obviamente siente que el mundo gira alrededor de él, y con toda razón. Tiene dos años, recién se está dando cuenta que no todo es él, y esto funciona distinto en el nido. En el nido comparte a su Miss con el resto de compañeritos, y aún no habla. Entonces, qué hace para llamar la atención? Probablemente gritando, o en su caso mordiendo. Es el único niño en mi familia, tener que compartir cosas con otros niños podría hacer que tenga este tipo de reacciones. Ojo que tampoco hay que descartar un tema de dentición.

muerde.jpg

  • Comprender que puede deberse a que aún no saben comunicar sus emociones: Estoy casi segura que otro de los motivos es el no ser capaz de poder verbalizar aún sus necesidades y emociones.
  • Corregir: El siguiente paso para nosotros, en conjunto con la ayuda de sus misses del nido, será corregirlo. Esperemos que no suceda, pero lo que hemos conversado es que primero separarán a los niños. No queremos que termine siendo un festival de mordidas. Por mi parte, estaré más observadora cuando juega con otros niños para poder enseñarle el tema de tomar turnos, de prestarse juguetes, de compartir. También estaremos trabajando sobre el lenguaje y saber identificar sus emociones: triste, frustrado, feliz. Esta etapa es justo donde ellos comienzan a entender cómo se sienten y nosotros podemos orientarlos en cómo manejarlas.

Ya les contaré más adelante cómo nos va con este tema. De verdad pensé que nunca me pasaría (qué ilusa), pero lo importante es corregir a tiempo y aprovechar estos espacios de aprendizaje para ayudarlos a crecer como las personitas nobles que son. Finalmente, es una etapa que seguro pasará más rápido de lo que imaginamos.

Créditos foto:  Ben White

Actualización: no me han podido mostrar ni grabaciones ni videos de los episodios de mordidas. No se ha podido demostrar que mi peque haya mordido a nadie dado que ni la profesora vio el momento en que sucedió. En vista que ni siquiera hay indicios de querer morder en la casa, este artículo queda de manera referencial como orientación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s